viernes, 12 de marzo de 2010

Especial Elecciones 2010 - LLEGÓ LA HORA DEL VERDE


¿Estamos preparados para los tres tenores del Partido Verde? ¿Ya es hora de ver otro color gobernando en palacio? Llegó el momento de ver qué tan Verde puede ser Colombia. 


Con la no aprobación del referendo reeleccionista, se abre un nuevo camino político para el país, en donde los electores tienen que centrar sus intereses y fijar los lineamientos que regirán un nuevo gobierno. Siguen sonando los mismos partidos e ideas de siempre: liberales, conservadores, uribistas y antiuribistas, de izquierda y de derecha. Los mismos, con las mismas.

Tal vez por el inconformismo de un país, o porque si se puede lograr una nueva era política en una nación que la necesita con urgencia, surge la unión de tres personajes, tres lideres políticos que desde hace mucho Colombia quería ver unidos por una misma causa, por un mismo país. Los tres tenores, como los llaman por la calle, bajo un girasol y llevando la bandera del partido verde se juegan el todo por el todo el próximo 14 de marzo, cuando se decidirá cual de los tres será el candidato presidencial.


¿Quienes son y que han hecho para poder aspirar a la presidencia de un país?
El trío político tiene algo en común: los tres han sido alcaldes de Bogotá con resultados valorables y aportes considerables en su desarrollo, pero tienen como diferencia la forma de ver el País, uno desde la pedagogía, otro desde la infraestructura y otro desde lo social. ¿Cuál de estas visiones pasara la consulta y se presentaran como opción para una presidencia?

Antanas Mockus, es tal vez el más controversial de los tres, aunque su apariencia física no lo demuestra, este bogotano de 58 años es reconocido por sus escandalosas intervenciones y métodos atípicos de hacer discurso y política. Quien no recuerda la bajada de pantalones frente un auditorio en la Universidad Nacional que no le permitía continuar con su alocución, o su matrimonio a lomo de elefante bajo la carpa de un circo; también se recuerda cuando le aventó un vaso con agua a Horacio Serpa. Son tal vez estos “disparates pedagógicos” los que lo hacen reconocido y escuchado tanto por jóvenes como por adultos.

Entre sus grandes aportes como alcalde, se le atañe la hora zanahoria, en donde mermó considerablemente los índices de delincuencia en horas de la noche en la capital, la prohibición de la pólvora por manos de particulares, la cultura ciudadana, que creó un compromiso del capitalino con su ciudad, y lo que es aún más importante, una unión gobierno-ciudadano, éxito de sus dos periodos como primer mandatario de Bogotá. Otra acción poco vista pero no menos importante fue el saneamiento de las arcas de la ciudad en donde se encargó primero de buscar y generar recursos y así poderse comprometer en la ejecución de obras.

Consciente de que el país necesita cambios en los diferentes frentes, Antanas plantea que se amplíe la seguridad democrática obteniendo así una legalidad democrática, de la misma forma que propone una Colombia con más cultura y educación. Este precandidato ofrece un gobierno en donde la participación de la mujer sea de un 70% (estrategia utilizada en sus periodos como alcalde). No mercados, no dinero, no puestos públicos y con la consigna de “no me pidas en privado, lo que no puedes sostener en público”, esta opción verde piensa convertirse en los próximos comicios en la ficha a seguir por el camino a la presidencia de la república en una primera vuelta electoral.

Enrique Peñalosa, su pasión es el urbanismo, y este fue el pendón de su paso por la alcaldía de Bogotá, durante el periodo (1998 - 2000). Aunque su periodo es aún criticado por darle prioridad al sector norte de la ciudad, en donde habitan los estratos socioeconómicos más altos, y su inestabilidad partidista durante el tiempo en que no se definía si era viable o no la primera reelección presidencial, Peñalosa es por mucho uno de los mejores servidores públicos que ha tenido la capital.

Su estandarte de campaña no solo presidencial si no personal, es la creación del sistema Transmilenio que junto con el pico y placa, sacaron temporalmente a la capital del gran problema de movilidad en el que se encontraban. A su gobierno también se le agradece los más de 300 Km de ciclo rutas, espacios cada vez más utilizados por los capitalinos, y la recuperación del espacio público, la creación de bibliotecas y de colegios y la recuperación de zonas marginadas como el cartucho.

Entre sus propuestas más importantes se encuentran en el fortalecimiento y preparación de la policía, y el afianzamiento de la seguridad democrática, respetando los recursos establecidos para otros rubros como lo son la educación y la salud. De la misma forma considera que los decretos de emergencia social, podrían generar mayores recursos para la salud y un control más eficaz contra la corrupción en la misma.

Convencido de que el principal problema de una mala administración es la mediocridad en la gerencia, y ofreciéndole a un país su experiencia como gestor de resultados que contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, este economista de espíritu jovial y amable espera ser el próximo candidato por el partido verde a la presidencia de la república, derrotando a sus dos aliados en el tarjetón de la consulta el próximo 14 de marzo.

Luis Eduardo Garzón, ¨Lucho¨ como le dicen en la calle y como se ha hecho reconocer en la arena política, es tal vez el más criticado de los tres precandidatos. Seguramente porque el electorado aún no olvida su proceder sindicalista, o porque durante su periodo como alcalde de Bogotá, no continuó proyectos tan importantes como la Fase III de Transmilenio, o por su inversión innecesaria en estudios sobre la movilidad en la capital, cuando ya gobiernos anteriores los habían hecho.

Sin embargo a la era garzón, se le reconocen importantes avances en la parte social de la ciudad y la cercanía de un gobierno con el pueblo que realmente lo necesita, sus programas bandera ¨Bogotá sin hambre ¨ en el cual promovió la alimentación digna para la población menos favorecida, en convenio con la empresa privada y las universidades de la capital ¨Bogotá sin indiferencia¨ se encargo de promover la educación en las zonas más olvidadas de la localidad y generar así una educación digna.

Garzón, quiere una Colombia más humana, en donde se realice una verdadera inversión social sin restarle importancia a la seguridad. Lucho convenció a las personas de que en Colombia se pueden generan empleos de calidad y no trabajitos temporales. Piensa impulsar los aportes por parte de los fondos de pensiones y así generar recursos para la infraestructura vial. Continuará con sus planes de eliminar el hambre tomando por ejemplo su experiencia con ¨Bogotá sin hambre¨. Pretende utilizar los aportes políticos de Enrique Peñalosa y de Antanas Mockus en el desarrollo de estrategias que convengan al país aplicando la experiencia como alcaldes de la capital a todo el territorio nacional, orgulloso de su plan ¨Escuela Ciudad Escuela¨ piensa utilizarlo como alternativa para suplir la necesidad de educación que tiene el país.

Lucho Garzón, al igual que sus dos pares que lo acompañan en el tarjetón, espera llegar a ser el candidato a la presidencia de la República, suerte que definirán los electores.


¿QUE BUSCAN LOS TRES TENORES?

El Estado que buscamos es un Estado respetuoso de la Constitución y la ley, en el que el manejo de los recursos públicos sea eficiente, transparente y justo. Un Estado que garantice seguridad integral, participativa y concertada, tanto en la ciudad como en el campo, bajo un enfoque de seguridad ciudadana que haga efectivo el derecho a vivir sin miedo, construyendo confianza en personas e instituciones, con una justicia accesible y eficiente; con una política exterior regida por la Constitución, respetuosa del derecho y los acuerdos internacionales y que priorice las relaciones con la región y en especial con los vecinos”.*

Un mismo sentimiento de patria, el mismo deber ciudadano, un mismo objetivo. Aunque son tres puntos de vista diferentes, estos tres personajes le han dado una lección al país y a muchos partidos políticos tradicionales que si se puede hacer política ¨a lo bien¨, sin necesidad de denigrar de los contrincantes. Ejemplo que debería de tomar los precandidatos del partido conservador que se encuentran en las mismas condiciones, pero que al contrario de los protagonistas de este artículo, ellos se han encargado de destruir la dignidad de sus opositores, tanto en sus discursos como en sus campañas publicitarias. Señores ¿desde cuándo hacer política se trata de hablar mal de los demás y no de demostrar con resultados las capacidades propias de un candidato?

1 Mockus, 2 Peñalosa, 3 Garzón, estos son sus respectivas posiciones en la ficha electoral, de Colombia depende darle la oportunidad al mejor; de Colombia depende que la tradición electoral tenga un revolcón. ¿Estamos preparados para esto? ¿Ya es hora de ver otro color gobernando en palacio? Llegó el momento de ver que tan Verde puede ser Colombia.


Miguel Jara Betancourth
Periodista LA LUPA


(*) Plan de Gobierno de los Precandidatos del Partido Verde


Fuente Fotografía Sumario: Javier Nieto. El Tiempo. http://www.eltiempo.com/elecciones2010/IMAGEN/IMAGEN-6840367-2.jpg



1 comentario:

  1. Muy buen artículo, me parece que caes en la apología, a pesar que estoy de acuerdo en lo que dices.

    ResponderEliminar