sábado, 7 de noviembre de 2009

Actualidad - ¿A QUIÉN LE BENEFICIA MÁS LAS BASES?


Estados Unidos es especialista en conformar guerras que no comprometan geográficamente su país, para lograr invadir zonas que suplen sus intereses petrolíferos. Las bases norteamericanas en Colombia, ¿son un acuerdo en contra del narcotráfico o en beneficio  del imperialismo?





El acuerdo militar entre Colombia y los Estados Unidos de América se firmó en una ceremonia simple, llevada a cabo el viernes 30 de Octubre, en la que participaron delegados de ambos países. Además del hecho de que los soldados que llegarán a las bases tendrán inmunidad, ahora hay algo más que debe preocupar a la nación.


Según una frase del documento que deja claras las condiciones del pacto, (publicada por la revista Semana) para el gobierno estadounidense utilizar las bases de Colombia, es una “oportunidad única” para realizar operaciones en contra del narcoterrorismo y de gobiernos “anti Estados Unidos”. Lo que deja entendido, que los intereses de la potencia mundial con el acuerdo van más allá, de la ayuda contra el narcotráfico y el terrorismo colombiano.

Bien entendido lo tenía el presidente venezolano Hugo Chávez, al manifestar su total desacuerdo con el pacto de cooperación militar, afirmando en entrevistas que el único deseo de los Estados Unidos con sus bases en territorio colombiano, es acercarse a su gobierno, para buscar su caída del poder y dominar una de las reservas de petróleo más grandes del planeta.

Y es que los antecedentes del gobierno norteamericano no dan argumentos para justificar una posible paranoia del mandatario Chávez. El devorador apetito de petróleo que demostró tener Estados Unidos en el golfo pérsico desde la década de los ochentas del siglo pasado, tuvo un proceso escalofriante de guerras, aliados, amenazados e hipocresía militarista. Impuso sus bases militares en territorios de países como Kuwait, Arabia Saudí, Kirguizistán y Uzbekistán, bajo el disfraz de protectores contra el terrorismo de la zona, pero escondía una estrategia imperialista que desarrolló en varias fases hasta los últimos años, que sólo pretendió apoderarse del petróleo del golfo pérsico. Lograron sus objetivos derrocando presidentes e imponiendo mandatarios “títeres”. No sólo explotaron los pozos de sus acabados países enemigos, sino que también tomaron parte de las reservas de los aliados, a forma de pago por sus servicios de protección, como ocurrió en Arabia Saudí.


                                Soldado estadounidense en Irak.
                                           

Colombia permitió a militares de Estados Unidos operar por diez años en siete bases estratégicamente distribuidas por el territorio, y además, el documento firmado da pie para que en cualquier momento, los norteamericanos cambien las “reglas de juego” estipuladas en éste, sin tener en cuenta la recomendación que le hizo el Consejo de Estado.

Con tal frase que los estadounidenses dejaron escapar, ahora las cosas cambian de forma. Todo indica que el acuerdo pasó de ser una ayuda contra el narcoterrorismo colombiano, a ser una ayuda para el imperialismo de la potencia norteamericana. Pero el acuerdo es una realidad. Ahora, la paz de la región latinoamericana depende de la  “buena fé” gringa.

Esteban Alvarán Marín
Periodista LA LUPA
lalupaopinion@gmail.com


 Imagen Encabezado:http://www.cambio.com.co/paiscambio/836/IMAGEN/IMAGEN-5600915-2.jpg
Fuente imagen "Soldado en Irak": http://4.bp.blogspot.com/_JV5pLon5v3s/R-e8OcjxVmI/AAAAAAAAAII/4oOt6iOGNSE/s320/guerra-irak.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario